[vc_row disable_background_image=»» simple_background_image=»2288″][vc_column][vc_column_text]

Gracias por estar acá e inscribirte a la guía.

[/vc_column_text][vc_row_inner row_content_width=»grid» css=».vc_custom_1566443273449{padding-top: 100px !important;padding-bottom: 85px !important;}»][vc_column_inner offset=»vc_col-lg-6 vc_col-md-12″][vc_column_text css=».vc_custom_1566445166762{padding-top: 30px !important;padding-right: 30px !important;padding-bottom: 30px !important;padding-left: 30px !important;background-color: #ffefef !important;}»]

Todos somos seres creativos por naturaleza.

Pero nos las hemos ingeniado bastante bien para reprimir esa capacidad de realizarnos a través de nuestras ideas y proyectos.

[/vc_column_text][vc_column_text]Vivimos en un mundo en donde lo tenemos todo y en cantidades abismales. Información, objetos, responsabilidades, pensamientos y preocupaciones. Mantenemos diez conversaciones al mismo tiempo desde WhatsApp mientras mes a mes agotamos el saldo de las tarjetas para satisfacer las aparentes necesidades del siglo XXI.[/vc_column_text][vc_column_text]En medio de todo esto, ¿qué lugar puede quedar para la manifestación de nuestras ideas y de nuestros proyectos?, ¿quién tiene tiempo para animarse ?, ¿quién tiene tiempo de oír la voz interior que clama a gritos : “¡Ey! ¡Tengo una idea! ¡Hagámosla realidad!”? Muy pocos la verdad.

Yo era una de esas que nunca tenia tiempo porque la creatividad habia quedado relegada a un segundo plano, deje que la rutina atrapara mi vida por completo, estaba sin saber sintonizar con la fuerza más poderosa del Universo: la de la energía creadora. Esa que nos da la posibilidad de hacer cosas, pero no cualquier cosa: hacer mejores cosas, hacer las cosas mejor en nuestra vida y en la vida de todos pero en un momento de vulnerabilidad encontre de nuevo mi ser creativo.

 

 

 

[/vc_column_text][mkdf_button type=»outline» text=»Estas Lista» target=»_self» icon_pack=»» font_weight=»» text_transform=»»][/vc_column_inner][vc_column_inner offset=»vc_col-lg-6 vc_col-md-12″][vc_single_image image=»6746″ img_size=»full»][vc_raw_html css=».vc_custom_1566504105907{margin-top: 25px !important;}»]JTVCeWlrZXMtbWFpbGNoaW1wJTIwZm9ybSUzRCUyMjUlMjIlNUQ=[/vc_raw_html][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text css=».vc_custom_1566503412295{padding-top: 30px !important;padding-right: 30px !important;padding-bottom: 30px !important;padding-left: 30px !important;background-color: #ffefef !important;}»]

He puesto mi corazón en cada una de estas palabras, y te propongo ahora que abras el tuyo a cada página. ¿Lo intentamos?

La Dicha de la Creatividad es un proceso de exploración de la creatividad como forma de vida, el objetivo es sencillo: lograr que hagas lo que tenés que hacer. Crear. Crear desde el lugar más genuino de la existencia: la propia esencia. Crear para revelar eso que hay dentro tuyo y que es muy difícil explicar en palabras. Crear para dejar una muesca en el Universo. Crear para trascender. Crear para creernos la vida.
Este es una guía de reflexiones, experiencias propias (y ajenas) pero también de ejercicios prácticos para ponerse de pie rápidamente y transitar el camino de la creatividad..[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]