No seas un monstruo tóxico

El domingo me escape un rato a comer rico y buscar inspiración para escribir está entrada pensé bastante en todo eso que hace la Gente tóxica, personas que se convierten en ladrones de nuestra propia energía. Imagino que tienen a más de uno  en la cabeza verdad?. Sin embargo, no siempre son los demás los que nos roban la energía. A veces, nosotros somos los  monstruos tóxicos que minamos nuestro camino a la felicidad.

untitled-design

Personas Tóxicas

Seguro que alguna vez han escuchado hablar de las personas tóxicas. Esas que transmiten malos rollos y dejan un velo negro en el alma. Hay miles de artículos sobre ello, así que es posible que alguna vez hayan leído alguno y hayan catalogado a la persona que tienen cerca como tóxica y a partir de ahí tomaran todas las precauciones habidas y por haber para alejarse de esa persona, lo que sin lugar dudas está muy bien y es más que comprensible.

No seas un monstruo tóxico

Pero, ¿qué sucede cuando la persona tóxica contigo eres tú? Hay ocasiones en que nosotras somos nuestras peores enemigas y en las que nos tratamos y nos hablamos peor que nadie. ¿Qué frases son las que pueden llevar a detectar que estás cayendo en un comportamiento tóxico.

“La vida es injusta conmigo”: Cuantas veces no hemos dicho esta frase, y no mientan se que la han dicho =) es esa sensación de que por mucho que nos esforcemos, la vida conspira contra nosotras con todas su fuerzas.

Pero si la dicen a menudo pregunten cuáles son los hechos que provocan esa sensación de injusticia,  tenemos que borrarla totalmente de la mente, la vida no busca hacernos sufrir, levanten la cabeza y sigan luchando.

“Siempre llevo las de perder”: Pues sí, ésta es otra frase relacionada con la queja profunda. ¿En realidad siempre pierden? La queja es un ladrón de energía que nos quita predisposición para actuar y para ir por lo que en realidad deseamos, así que cuando se están quejando en vez de seguir solo cambia el pensamiento y haz algo? yo me uno a una sesión interminable de cosquillas y risas con mis chicos eso calma mis pensamiento quejumbrosos.

Criticas a alguien por un comportamiento o actitud que no te gusta:  Ah, la crítica el pan nuestro de todos los ticos y de muchas mujeres, por que es muy fácil hablar de en vez de apoyar.

 pero mira que pelo sale como una loca todos los días

ya viste a sus hijos son unos pequeños desastrosos, siempre sucios

 estos son los mil comentarios que escucho sobre otras mamás y fijo dicen lo mismo sobre mi pero no importa yo soy feliz siendo una #MamáImperfecta.

Pensemos que cada vez que criticamos creamos una especie de mala vibra. Si tenemos un problema con esa persona, mejor decirlo. Porque ahí  podrá haber una solución. De lo que se trata es de construir, no de destruir. chicas apoyémonos!

“Tiene que estar perfecto para estar acabado”: Uff, ésta es una de las ideas locas y más duras que conozco porque cuesta muchísimo ser perfecta. La perfección, en teoría, es deseable. Cuanto más perfecto esté algo, mucho mejor, no cabe duda. Sin embargo, el intento de ser perfecto o de hacerlo todo perfecto es una gran maldición porque, al menos para mí, la perfección no existe como ya contaba en este post Mamá Imperfecta, Don’t worry!.

yo-puedo-con-todo-2

¿Cómo sabemos que algo está perfecto? ¿O cómo sabemos que nosotras lo somos? Es imposible. A mí, esto me chifla en lugar de perfección me gusta hablar del concepto kaizen, que en japonés significa mejora continua  de que siempre podemos mejorar lo que hacemos, lo que implica que cualquier cosa es imperfecta, así que siempre tenemos margen de mejora. Soy una mamá en construcción y me encanta =)

Tengo que esforzarme más: El esfuerzo es necesario y positivo, no me cabe la menor duda pero con el esfuerzo sucede algo similar a lo que sucede con la perfección: cuando siempre es necesario más esfuerzo es cuando nos acabamos agotando y el disfrutar pasa a un segundo, tercer o cuarto plano. No sé a ustedes, pero cuando estoy en terreno minado de  ‘tengo que esforzarme más’ (creo que ésta es una de mis principales toxicidades) no paro nunca, lo que significa que no disfruto de la vida. Delimitar cuánto se van a esforzar, en horas, en tareas o en algo cuantificable, puede ser una buena estrategia para no caer en ese pozo sin fondo.

Yo puedo con todo: Ésta es otra de las que a mí me fastidian la vida a menudo porque es igual de malo sentirse por abajo como por encima. esto puede ser super cool ¿verdad? Pues no tanto como parece porque nos hace ser incapaces de pedir ayuda, de solicitar colaboración y nos lleva a intentar tirar siempre para delante como mulas. ¿Es de verdad necesario que puedas con todo? ¿Qué pasaría si te relajaras y sólo pudieras con lo que te apetece poder en este momento?  Yo aprovecho mis tardes de domingo para escaparme, por cosas dulces y sabrosas y dejar a cargo a mi esposo por que yo no puedo con todo!

yo-puedo-con-todo

Tengo que tenerlo todo bajo control. Y para el final he dejado ésta que es una de las frases tóxicas estrella. Esta necesidad de control es uno de los grandes males porque hace que gastemos mucho esfuerzo en controlarnos a nosotras y en controlar a los demás. Y, por si aún no te has dado cuenta, la vida es incontrolable. Con 2 niños en casa me di cuenta que no siempre tienen que parecer muñequitos de pastel, más cuando tardas 2 horas en alistarlos para salir y justo al salir por la puerta están de nuevo descalzos, destinados y comiendo chocolate =(  La vida te ira dando sorpresas y poniéndote por delante situaciones en las que no puedes controlar nada, así que más que frustrarte, aprende a soltar y a vivir en la incertidumbre. ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

¿Dicen alguna de estas frases? ¿Cuál es el grado de toxicidad contigo misma? Me encantaría escucharte ahí abajo, en los comentarios.

retroandsugar

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.